diumenge, 18 de gener de 2009

SAN ANTÓN, PATRÓN DE LOS BURROS

It’s only balonmano but I like it

La columna de Juan Carlos


Sant Cugat 17 - FC Barcelona 39 (primera parte 8-18)

La adolescencia es una de las pocas enfermedades que se curan con el tiempo. Lo malo es que los palmeros no se si lo soportaremos, pues hay que tener “tragaderas” para ver un partido de malo, anodino, aburrido y tedioso (se me acaban los calificativos) como el visto esta mañana de un resplandeciente domingo, sin sucumbir al desánimo.

Y claro, cuando van pasando los días, y se ve que “el enfermo” no mejora y por más intentos de buscar el lado positivo, comprobamos, a nuestro pesar, que estamos jugando de mal en peor a pesar de que los resultados finales son en general buenos, hay que ser objetivos y no caer en el error de nuestra amiga Maitena:


Jugábamos este encuentro contra el farolillo rojo de la actual Lliga catalana, equipo el del Sant Cugat formado mayoritariamente por jugadores de primer año y que aún no ha conseguido ningún punto. Esto y que “los que tenemos más fe que un cura” creíamos que con la caraja del fin de semana pasado ya habría habido bastante para esta temporada, intuíamos que sería un partido propicio para iniciar una línea de buen juego. Pero se ve que todavía no se han escuchado nuestras oraciones.

Es curioso como, jugadores que en su totalidad habían dado una excelente imagen colectiva en el último Campeonato de España de Selecciones Territoriales (pensemos que 9 de los 16 jugadores eran de nuestro club), y que el resto, en las diferentes categorías que han competido, han demostrado sobradamente que pueden jugar a gran nivel, son incapaces de alegrarnos la mañana en la que en muchas poblaciones se celebraba la festividad de San Antón Abad (17.Enero), conocido comúnmente como el patrón de los burros, dicho esto sin ánimo de ofender a nadie.

Ejemplos: Empieza el encuentro y a los 18 segundos ya nos marcan el primer gol; sacan de centro y nos pillan de espaldas al balón, es decir “mirando para el sol”. Jugamos prácticamente todo el partido en acciones de contraataque y, o hacemos al portero internacional o las lanzamos fuera, eso sin contar los lanzamientos francos en juego posicional. Se producen situaciones de uno contra uno en las que nuestros defensores son fácilmente superados. Defendemos adelantados con el ánimo de interceptar el balón sin tener conciencia que nuestro par está libre de marca y en línea clara de pase;……..

Como fuere que la primera parte iba en esa línea salvo el parcial de 4-1 de sus últimos 5 minutos (parciales 2-3, 4-6, 5-9, 7-12, 7-14, 8-18), nuestro sufrido mister, creo que con muy buen criterio, elude retirarse al vestuario a leer el catecismo a más de uno, cambiándolo por una sesión extra de entrenamiento en media pista a ver si el esfuerzo adicional conseguía el milagro: el de despertar a nuestros chicos.

Pero se ve que esta vez tampoco sirvió de mucho, pues continuaron los nuestros teniendo unas efectividades de lanzamientos más propias del equipo cubano Balonmano Cienfueguero, que milita en la liga escolar Central de la isla caribeña, que de un equipo que teóricamente se postula como uno de los candidatos a quedar campeones de la Lliga Catalana y a jugar las fases finales del Campeonato de España de Clubs.

Los parciales fueron 9-21, 11-24, 14-29, 15-32, 16-37 y 17-39. Sistemas defensivos y atacantes, los de siempre, resultado del juego desplegado, ………como nunca. Demasiadas pérdidas de balón, juego poco coordinado y si tuviera que definirlo de alguna manera lo indicaría como de “falta de mordiente”.

Descansaron Carlos Molina con problemas físicos y Rodrigo Corrales y Álvaro Ruiz con el 1ª Nacional. Sin contar los lanzamientos que se fallaron en general, hoy los máximos anotadores fueron David Balaguer con 7 tantos y Marcel y Ferrán Guedea con 5 tantos cada uno.

De todos modos, esperemos que esto sea ya él último de los encuentros malos y, mirando hacia el futuro, recordaremos el proverbio japonés que dice lo de “…Si te sientas en el camino, ponte frente a lo que aún has de andar y de espaldas a lo andado”.

La semana que viene es un buen momento para demostrar que esto es pasajero y propio de una extensión de la gripe que en estas épocas del año se expande por la geografía española, pues tendremos enfrente al JH Mataró, equipo que en esta jornada ha vencido al Pardinyes, nada más y nada menos que, por 44-19 (os recuerdo que vuestro resultado en la Terra ferme fue de 19-40), siendo por tanto un encuentro propicio para ver si somos capaces de aparcar los viejos fantasmas y demostrar (primero a vosotros mismos) que esta situación ya se acabó.


Juan Carlos