dimarts, 28 d’abril de 2009

FASE SECTOR ZARAGOZA 2009

It’s only balonmano but I like it

La columna de Juan Carlos

Fase Sector D. Campeonato de España de Clubs Zaragoza 2009

F. C. Barcelona 53 – C.D. Bidasoa 26
(primera parte 26-10)
F. C. Barcelona 28 – BM Antequera 14 (primera parte 10-7)
CAI BM Aragón 28 – F. C. Barcelona 45 (primera parte 16-21)


Como dicen los entendidos de esto, ahora empieza lo bueno. Pasa como con el Barça de Fútbol. De nada sirve jugar excelentemente bien durante toda la temporada (…..por desgracia no ha sido nuestro caso) si llegas a unas fases y a las primeras de cambio te eliminan, o lo que es lo mismo, vienen las huestes blancas de Valdebebas y jugando de pena y compasión, pero con más potra que vergüenza, al final ganan. Pues un poco es eso lo que suele pasar en este tipo de competiciones de tres días en las que, de los cuatro contendientes, sólo se puede clasificar uno, de no salir mentalizado.

Hay que confesar por tanto que, aunque en teoría nuestro equipo era sobre el papel superior, sin llegar a los extremos de pánico de nuestra amiguita de la sillita:



…siempre hay que ir con toda la cautela del mundo pues en cualquier sitio puede saltar la liebre.

El primer encuentro, nos tocó contra los irundarras de C.D. Bidasoa. Equipo que, al saltar al campo, impresionaba por su envergadura y potencial físico. Todos los presentes mirábamos a ver donde habían dejado apoyadas sus hachas de aizkolari . En definitiva gente alta y cuadradotes. Sin embargo los nuestros, para este encuentro, se habían puesto las pilas y ya desde el primer minuto mostraron el cómo iba a discurrir el mismo: una defensa bastante compacta y mucha velocidad en las salidas de contraataque. Ello, unido a un grado de efectividad elevado, permitió que ya en el minuto 10 tuviéramos un + 5 en el marcador. La secuencia fue de 3-0, 7-2, 10-4, 16-7, 19-9 y 26-10.

La segunda parte continuó de idéntica forma y las segundas líneas se ponían la botas de marcar merced a las continuas salidas explosivas a contraataque. Parciales de 30-14, 35-17, 38-21, 44-22, 49-23 y 53-26 destacando en las facetas goleadores los dos exteriores Victor Sáez con 12 tantos y David Balaguer con 10. Como punto positivo la efectividad y velocidad en los contraataques directos y apoyados, como negativo los excesivos goles encajados.

En ese partido, de los que viajaron, descansó Carlos Giral y……Javi Coba, este último porque los del pito, al poco de salir a jugar, le sacaron tarjeta roja directa en una acción defensiva que nadie vio como punible más allá de una amarilla y…….como mucho. Ni los más ancianos del lugar, con cachirulo y todo, habían visto nunca sandez más grande. Lo más curioso, lo incomprensible, es que se ve que les gustó tocarnos las narices pues fue la misma pareja arbitral la que nos encolomaron en los tres partidos. Y es que eran más cabezones que aquel maño que paseando por la vía del tren y al escuchar a su espalda el silbido de la locomotora soltó lo de “……chufla, chufla que como no te apartes tú…..”

En definitiva que, con los deberes parcialmente hechos y más después de ver como Antequera ganaba por un gol a CAI (hecho que provocara que el partido del día siguiente fuera el crucial), unos se fueron al hotel a descansar, otros nos fuéramos a tomar unas tapas por los “garitos” del casco viejo zaragozano. Por cierto….solemnes los champiñones a la plancha al ajillo. Y después, a dormir como benditos:



Lo del día siguiente ya fue otra cosa. El día anterior habíamos estado viendo jugar un rato a los andaluces y, la verdad, que lo hacían francamente bien, con buenas asistencias de sus primeras líneas al pivote y, como dice Carlos Arguiñano, con fundamento.

Esta vez el encuentro fue la antitesis del anterior. Y es que en defensa se brilló, mientras que en ataque volvimos a caer en los errores del pasado bajando la efectividad de forma alarmante, extremo que impedía el que nos fuéramos en el marcador y que los sufridores hiciéramos honor al calificativo que nos caracteriza. Parciales de la primera parte 3-2, 4-3, 6-5, 7-5, 8-5, 10-7.

Todo ello ante el regocijo de la nutrida afición malagueña que enfundados en camisetas verdes cual “ranas Gustavo”, no paraban de jalear a su equipo. Sin embargo, la guinda la pusieron cuando viendo que durante la segunda parte los nuestros se iban distanciando en el marcador (parciales 13-10, 13-10, 17-10, 22-10, 24-12 y 28-14) y no se les ocurrió una mejor idea que cantar lo de “….yo soy español, español, español”…..en fin como si el resto de contendientes fueran de Sierra Leona. Y es que, ante posturas como esta, no es de extrañar que los catalanes más moderaos no radicalicemos.

Además de la situación desagradable anterior, destacar la lesión en el tobillo de Sergi Ferrer derivada de una acción fortuita y la fuerte contusión en la rodilla de Sergi Soler tras el impacto en contraataque contra el portero andaluz que salió a interceptar el balón…..por cierto, nos pitaron falta en ataque como era de esperar de tierra mora (os recuerdo, para los poco ilustrados en Historia, que España es Asturias y lo demás es tierra conquistada). De hecho ambos no pudieron disputar ni un minuto en el partido del día siguiente.

Descansó en este encuentro Guillermo Viladot y los máximos anotadores fueron nuevamente los segundas líneas David Balaguer con 6 tantos y Aitor Ariño con 5. Tras el encuentro, otra vez a tapear y…..prontito para el hotel a ver el empate del Barça en Valencia.

Digna de mención también fue la “estopa” que repartieron los andaluces quienes, viendo como se les iba superando en todas las facetas, física, táctica y técnica, sacaron el basto a pasear. Creo que ese equipo tiene suficientes argumentos para no sacar a relucir ese tipo de armas.

Amaneció el domingo de forma algo inhóspita, nublado, con algo de viento frío que se notaba mucho más cuando cruzábamos la Plaza de Ntra. Sra. Del Pilar para terminar de ver la zona monumental y poner unas velicas a “la pilara” que, en verdad tanto nos había ayudado hasta ese instante. Paralelamente comprobábamos como aguerridos maños, a pesar del fresquico que hacía, estaban realizando una maratón por aquella zona.

El partido a priori se presentaba apacible pues para perder el primer puesto, que daba pase a la siguiente fase, los chicos de la Caja Inmaculada nos debían ganar por más de 18 goles. Sin embargo no nos pareció ni el público ni los jugadores que fueran a tirar la toalla de inmediato pues, a pesar de una buena salida poniéndonos con un margen de 4 ó 5 goles enseguida, esa diferencia se mantuvo hasta el final de la primera parte (parciales de 3-5, 4-8, 5-10, 8-14, 13-17 y 16-21) merced a las buenas acciones de su lateral derecho y su central. En definitiva que estaba claro que querían ganar el partido, cosa lícita y lógica.

Eso en el campo. Fuera, la afición maña, toda ella de “amarillo CAI”, se dedicaba a emitir improperios contra nosotros porque, al parecer, merced a las tablillas empleadas para dar palmas y el bombo, hacíamos excesivo ruido que, sus delicados oídos, eran incapaces de soportar. No, si al final lo del cañón de Agustina de Aragón (…que por cierto, era catalana) habrá sido mentira y con lo que disparó sería con una cerbatana….no te jod….!!!! Labordeta, insigne maño, aquí sí que les diría lo que no les dijimos nosotros:…a la mierda!!!

En la segunda parte se mejoró en la defensa y en ataque y las distancias fueron haciéndose ya más considerables, consiguiendo la victoria que certificaba al equipo como el mejor de este sector y le daba el pase a la Fase final. Los parciales fueron 19-26, 21-31, 22-37, 22-40, 25-42 y 28-45.

Los máximos anotadores fueron David Balaguer y Javi Cova con 9 tantos cada uno (este último jugando casi todo el partido a fin de resarcirse del mal sabor de boca de la injusta descalificación del primer partido) y Victor Sáez con 8. Por cierto, que la profusión goleadora de David le sirvió para que le otorgaran el trofeo al máximo goleador del torneo. La matemática no daba pie a componendas. No ocurrió lo mismo con el resto de trofeos individuales que nacen de discutibles posicionamientos subjetivos, tales como los trofeos al mejor portero, que fue a caer en manos del irundarra y al mejor jugador, al central del CAI….así “tots contents”.

Lo mejor por tanto de la competición fueron, el resultado, las tapas zaragozanas y la fotico que pudimos sacar a unas aborígenes cuando estaban platicando de sus cosicas, en la que nos hemos permitido el lujo de reproducir y grafiar sus comentarios a modo de viñeta:




Juan Carlos